En la orilla

Cuando se tiene un hijo mecánicamente ponemos nuestros sueños en ese nuevo ser, pensamos en su futuro como el mas grande, en lo lejos que llegaran, en que harán las cosas que nosotros no hicimos, GRAN error, pero es el instinto de todo padre querer lo mejor para un hijo, no?, en Dante puse todos mis sueños, me dije que si había fracasado en todo lo que había hecho en mi vida, mi hijo seria diferente, seria mi GRAN proyecto, yo ( como madre soltera) iba a mostrarle al mundo una clase de madre diferente, quería demostrar que un hijo antes de ser un obstáculo para terminar nuestros sueños , era nuestro motor y motivación mas grande.

Al día de hoy, Dante tiene un diagnostico de TEA ( síntomas dentro del trastorno del espectro autista), así, tal cual lo dice el registro del neurólogo,  el día que me dieron el diagnostico sentí dos cosas, una, frustración, no podía creer que el mundo fuera tan injusto, mi hijo, mi bebe, con un trastorno del que se sabe muy poco, y del que la gente solo escucha de lejos, y segundo, miedo, que iba hacer? de donde iba a sacar la fuerza, la valentía, la paciencia que no tengo, la voluntad, que iba hacer con un niño con autismo?, sola?.

Ese día llore, pero cuando llegue a mi casa y vi a Dante, supe que todo estaría bien,  EL me da todas las soluciones, de ahí la frase el AMOR todo lo puede, aun lloro, aun siento impotencia, rabia, frustración, pero es mas grande el amor y la vocación que siento, y por el todo lo puedo.

y así, es como Dante paso de ser mi gran proyecto, a ser mi isla, viajo a través del mar de obstáculos, con la esperanza de que algún día pueda quedarme a vivir.

Mi isla

Este es el extracto de la entrada.

Dante nació el 7 de enero del 2016 en Madrid, España, ese día experimente el éxtasis de mi existencia, vi el amor, la esperanza, la bondad, vi todo lo bueno del mundo en el cuerpo de un bebe de 3,750 gramos y 50 cm de largo,  ese día empece a creer en la magia.

el primer año de Dante estuvo lleno de cambios, muchos cambios, de casas, país, guarderías, y personas, aun así Dante era un niño muy feliz, y yo una mama muy primeriza, ( muy cuidadosa con su ropa, comida, hábitos etc.), y como toda mama primeriza odiaba que los demás me dijeran como tenia que cuidarlo, llego un momento en el que me di cuenta de que habían conductas en Dante que no eran normales, y antes de que los demás me las dijeran, yo se los mencionaba y a su vez les decía que el comportamiento que tenia era por haber experimentado tantos cambios, paralelamente me tiraba todas las noches metida en Internet escribiendo en google cada uno de los hábitos que tenia Dante, llegue a la conclusión de que podría ser autismo.

Así fue como me di cuenta que tenia una isla, un paraíso, al que muy pocos tenemos la fortuna de visitar.